sábado, 2 de junio de 2012

Ascension a Bisaurin - 2 de Junio del 2012

Ascensión a Bisaurín (2.668 m).

 2 de Junio del 2012.


Volvemos a esta gran montaña para preparar una salida del Club Alpino Universitario de Zaragoza. Me encargo de organizar esta salida, debido a que llevaba varios años sin venir aquí y era una forma de reencontrarme con la montaña que me hizo comenzar con esta afición.

Sin embargo la forma en que que volvería a subir a esta montaña serían muy distintas a las de la primera vez, con un conocimiento del pirineo mayor, esas cumbres desconocidas en su momento para mí, ya no lo serían ahora. Y tampoco el análisis de los riesgos que tomamos cuando decidimos subir una montaña.

Tampoco la ruta sería la misma, aunque partiéramos del mismo sitio, el Refugio de Lizara. Esta vez haríamos la ruta circular clásica que parte de Lizara, se adentra en la Plana Mistresa y asciende a Bisaurín por canales y crestas, mucho más montañera y bonita que la tradicional pala de la cara Sur.

Así pues comenzamos la ruta saliendo del Refugio de Lizara, detrás del refugio tenemos la posibilidad de tomar el GR-11 Y un poco más adelante ya sale un camino hacia la derecha del refugio que es el que conduce al Valle de los Sarrios, la primera parte del recorrido discurre por el Barranco Oldecua, y pasa por dos construcciones donde podemos parar a comer y a resguardarnos en caso de lluvia. Una está muy cerca del refugio, el Refugio Oldecua, y el segundo, ya algo más alejado, buen sitio para hacer parada, ya que a partir de ese momento viene lo más duro de la actividad. Es la Caseta o Refugio de Forestales. En ambos se puede parar, comer, y descansar.

Una vez alcanzado el Refugio de Forestales comienza lo bueno, estamos cerca de la Plana Mistresa, desde donde podremos contemplar Bisaurin en todo su esplendor y el Puntal de Secús, cumbre cercana, tanto en distancia como en altitud, es una de las más altas de la zona, aunque no puede hacer sombra al gigante de esos valles.

Nos vamos adentrando en la Plana Mistresa para, en un momento determinado comenzar lo bueno de la ascensión. Nos desviamos a la izquierda para comenzar a ascender a través de una canal, con bastante inclinación. Sin llegar a ser difícil, tiene cierta complicación y hay que ir con cuidado.

Una vez superado este punto nos encontramos en una parte alta donde avanzaremos sin peligro alguno, hasta comenzar la parte final, una cuesta bastante empinada y que pone a prueba nuestro cansancio y la cresta, una cresta no muy larga pero con algún punto con gran exposición... a un lado, el otro no tiene exposición.

Ganamos la cumbre donde hay un vertice geodésico, o lo había y una placa con el nombre de la cumbre y su altitud, pero que las tormentas han hecho que estén por los suelos.

El regreso lo hacemos por la ruta habitual que discurre por la Cara Sur. Sin complicaciones.